viernes, 21 de mayo de 2010

El gran DT


La barba del Diego, su felicidad indisimulable de ser el DT de la selección y el homoerotismo que lo circunda una y otra vez, son las razones que me van a obligar a ver cada intervención de Argentina en el próximo mundial, por más lejano que esté del mundo del fútbol. Aunque, claro, los cantitos de las hinchadas siempre me conectaron y me emocionaron, porque me parecen himnos del sentimiento descontrolado (el vómito emocional de todo el mal en el discurso sin ninguna censura). No quiero hacerme el políticamente incorrecto, es que la guarrada, la lengua en la mierda, es algo que me conmueve: cómo la boca puede besar el horror y hacerlo rimar. Y ahora, para colmo, la hinchada le canta a Maradona que lo ama por ser fiestero. Uffff, no saben como me pone eso, me hace arder la piel, ya tengo quemaduras de tercer grado. Es que mis fantasías maradonianas son cada vez más incendiarias.

3 comentarios:

Gordo puto, amén dijo...

(Cantar sobre música de "Corazones rotos" de Marcela Morelo)

"Qué es eso de andar dejando tantos culos rotos? Diego sos una cosa de locos!"

(Aplíquese a "el" Diego, preferentemente...)

Besos, te queremos, Raul y F.

Una Melodía Para Alicia dijo...

Hola, no he encontrado otra forma de comunicarme contigo que ésta.

Soy Elizabeth Escobar, estudi cine en la Universidad de Valparaíso, Chile, y me encuentro actualmente escribiendo mi tesis. Mi tema es el Found Footage, y me enteré que en el pasado BAFICI se publicó un libro tuyo respecto a la temática. Te escribo porque necesito con urgencia conseguirlo, no sé si lo venden por internet, o existe alguna librería en Argentina donde comprarlo. Si es así, te pido por favor que me des el dato.

si no lo venden en ninguna parte, te pido por favor que me escribas a: cinequivocarse@gmail.com, para poder comunicarme contigo, y planear otra estrategia para conseguirlo.

espero tu respuesta,
Elizabeth.-

ChicaFestivalera dijo...

El Diego con esa barba ya era una cosa de locos. Divino. Ahora, un poco afeitado y con traje y corbata plateada... too much. Qué lindo es verlo así de bien.