jueves, 18 de junio de 2009

Misterio a flor de piel


Si la obra de un cineasta se pudiese entender a partir de imágenes furtivas que funcionan como manifiesto, el cine de Gregg Araki tiene esos intensos planos iniciales de la revolución lo-fi llamada The Living End: un desierto encandilado de cielo diáfano se contamina por un chongo con remera estampada de The Jesus & Mary Chain y se fractura por un montaje sincopado. Esa película, que roba el título de un track del bombástico Psychocandy, inició el vital nuevo cine queer de principios de los '90, que marcaría renovados parámetros para figurarse la diversidad sexual, el sida y la música dentro y fuera de la cultura gay. Araki fue fiel a sus principios a través de los años y las películas (su único desliz podría ser Splendor), pero nunca logró incomodar tanto con su talento creativo como con Mysterious Skin, donde llevó su asperesa característica a una tersura tal que, lejos de asimilarse a la media del cine mainstream, logra mantenerse incólume con su mirada desafiante, ahora casi convertido en el genio del desafío al sistema.
Además de todos sus logros, Mysterious Skin cumple una de mis fantasías más profundas: tiene una escena homoerótica con Richard Riehle, uno de los más prolíficos actores de cameos y que bien podría ser la persona ideal para inspirar a un nuevo personaje de El ósculo hirsuto.
Hoy pueden ver la película de Araki en el Congreso, con debate posterior, gracias a Baruyeras y Espacio Queer.

3 comentarios:

el osculador dijo...

Hola Diego. Vi "Mysterious skin" hace un par de años y es realemente "freak", perturbadora y sumamente atractiva, sobre todo por la escena entre el protagonista y el bigotón de Richard Riehle (un verdadero disfrute).
Hablando de Richard Riehle ¿llegará a estrenarse en la argentina el cortometraje titulado "The editor: a man I despise"?. Al menos en DVD.
Él podría protagonizar la versión cinematográfica de "El ósculo hirsuto".

Diego dijo...

Hola Osculador,
no creo que el corto se estrene por estos lados, lo mejor es tratar de bajarlo. Se podría hacer un ciclo con los cortos de Richard Riehle, también hay otro espectacular llamado The Frank Anderson, donde el bigotón hace de un hombre con tetas, y que tuvo varios premios en festivales. Además de su physique du role, el sentido del humor de Riehle, que ya estaba demostrado por trabajar en varias comedias de la factoría de Adam Sandler, lo hacen perfecto para protagonizar "El ósculo hirsuto: the movie".
Abrazo,
dt

el osculador dijo...

Gracias por la información, Diego. Será cuestión de encontrar estos cortos por internet. Algun alma caritativa los subirá, me imagino.
Nunca pierdo oportunidad de ver cualquier pelicula en la que actúa este bigotón-sabrosón. No me importa la calidad del film, siempre es un disfrute su presencia.
Saludos y abrazos. Roberto.